PEFC - Productos de Enmascaramiento - Doble Encintado - Papel Hidrófugo - Cinta de Pintor - Enmascaramiento de Carroceria y Vehiculos 
PEFC/14-33-00072

Home > PEFC

PEFC

Papelera del Nervión, una empresa certificada PEFC

Compromiso NERPEL® con la certificación PEFC

Papelera del Nervión siempre ha estado comprometida con la Sostenibilidad en términos de Compromiso Medioambiental, sin obviar la premisa del compromiso social. Por eso comulgamos al 100% con los valores que impulsa esta certificación.

Certificación en Cadena de Custodia PEFC de Nervión, por una Gestión Forestal Sostenible

Queremos hacer especial mención a los productos de papel con certificación PEFC que transformamos y cuyo uso promovemos histórica y activamente.

Los papeles con certificación PEFC: “PEFC, Pasión por los bosques”                          

PEFC es el sistema de certificación forestal más implantado en el mundo. El objetivo de PEFC es asegurar que los bosques del mundo sean gestionados de forma responsable, y que su multitud de funciones estén protegidas para generaciones presentes y futuras. PEFC proporciona el marco para la aplicación de unas normas comunes acordadas internacionalmente, a todos sus sistemas de certificación nacional, y a los gestores forestales y empresas de transformación de productos forestales.

Los productos de origen forestal (madera, papel, corcho, setas, resinas, esencias...) certificados por PEFC garantizan a los consumidores que están comprando productos de bosques gestionados sosteniblemente. Escogiendo PEFC, los compradores ayudan a combatir la tala ilegal y a fomentar las principales funciones que juegan los recursos forestales como:

  • Contribuir al mantenimiento de numerosos ecosistemas y a la diversidad biológica.
  • Ser el sustento económico de muchas poblaciones rurales y el origen de una importantísima industria de transformación.
  • Tener un papel social y cultural reconocido cada vez en mayor medida.

PEFC España en cifras:

  • Hectáreas certificadas: 2.222.593
  • Gestores forestales: 30.245
  • Empresas e instalaciones: 1.399

¿Por qué utilizar productos certificados PEFC?

Eligiendo productos certificados PEFC, empresas y consumidores muestran su compromiso con el medio ambiente.

Los productos con la marca y/o la etiqueta PEFC proporcionan a los clientes y consumidores finales la seguridad de saber que dicho material procede de bosques gestionados de forma sostenible y/o fuentes controladas. La certificación PEFC también incluye requisitos sociales y de seguridad y salud laboral, incluso de zonas en conflicto.

El objetivo de comunicar el origen del material es fomentar la oferta y la demanda de productos procedentes de bosques gestionados de manera sostenible y así promover la mejora continua en la gestión de los recursos forestales del mundo a través del impulso del mercado.

Adquiriendo productos certificados PEFC:

  • Ayudamos a conservar y mejorar las masas forestales.
  • Fomentamos el mantenimiento de la biodiversidad y de la conservación de recursos como el agua o el suelo.
  • Ayudamos a luchar contra las talas ilegales y los incendios.
  • Beneficiamos a las personas, generando  empleo y bienestar social.
  • El cuidado del entorno permite el desarrollo de las poblaciones rurales, así como nuevas formas de ocio relacionadas con el disfrute de la naturaleza.
  • Mejoramos la competitividad de los productos forestales al dotarlos de garantías medioambientales, sociales y económicas.
  • Consolidamos y mejoramos  la imagen positiva del bosque y de los productos forestales como una materia prima natural, ecológica y renovable.
  • Colaboramos en la conservación, uso sostenible y mejora de nuestros bosques.
  • Ayudamos a respetar los derechos fundamentales de los trabajadores a lo largo de la cadena de suministro.

Fuente: www.PEFC.es

Compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030

Es evidente el vínculo entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030 y el trabajo de PEFC en base a la visión de un mundo en el que las personas gestionen los bosques de forma sostenible.
  • PEFC hace referencia directa al objetivo número 15 relativo a la gestión forestal sostenible, protección de los ecosistemas terrestres y lucha contra la desertificación y la pérdida de la diversidad biológica.
  • Hay otros objetivos vinculados al trabajo de PEFC y a los bosques, como la eliminación de la pobreza (ODS 1);
  • la contribución a la seguridad alimentaria a través de los productos silvestres (ODS 2);
  • los bosques contribuyen a la salud y bienestar (ecoturismo, medicina...) (ODS 3);
  • igualdad de género (ODS 5);
  • agua limpia y saneamiento: el 75% del agua potable del mundo procede de cuencas forestales (ODS 6);
  • la producción de energía limpia mediante la biomasa de origen forestal (ODS 7);
  • trabajo decente y creación de empleo (ODS 8);
  • la etiqueta PEFC permite el consumo responsable (ODS 12);
  • la contribución a la lucha contra el cambio climático (ODS 13).
  • Además, la madera es el material de construcción renovable más importante para que las ciudades sean más sostenibles (ODS 11).
  • Por último, al ser una asociación global que integra diversos grupos de interés, PEFC facilita alianzas para lograr los ODS 2030 (ODS 17).

El papel, un viejo compañero de la humanidad.

Durante siglos el papel ha sido el principal soporte para almacenar información. Tiene su origen en China en el siglo II a.C. Antiguamente, para su fabricación usaban gran variedad de materiales: residuos de tela, cáñamo, seda, arroz o algodón. Más tarde fueron las fibras de árboles del género Morus. Hacia al siglo VII su uso se extendió por Japón y Asia Central. Las grandes conquistas de los árabes transportaron éste y otros muchos inventos asiáticos a occidente.

La primera fábrica de papel en Europa occidental se estableció en Xàtiva, entorno al año 1056. Siglos más tarde, la invención de la imprenta disparó su demanda, pero el papel siguió siendo un producto al alcance de pocos. En la mitad del siglo XIX, la introducción de métodos mecánicos y químicos para la fabricación de pulpa, posibilitaron que el papel y el cartón, se transformaran en productos de uso cotidiano y para múltiples aplicaciones.

Mirando hacia el futuro, el sector del papel y el cartón es un perfecto ejemplo de lo que esta industria va a aportar a la sociedad:

  • Industrias que produzcan bioproductos que tengan menor huella ecológica, por ser naturales y masivamente reciclados.
  • Industrias que creen riqueza en el entorno donde operan con empleo de calidad fijo, bien remunerado.
  • Industrias que inviertan en investigación y en desarrollo.
  • Industrias que por encima de todo, den respuesta a los retos medioambientales de nuestra sociedad:
    • Liderar la descarbonización necesaria e imprescindible para luchar contra el cambio climático.
    • Liderar procesos de economía circular para dar respuesta a los retos medioambientales.

La Gestión Forestal Sostenible

La materia prima del papel es la madera, por eso la industria papelera está necesariamente vinculada a la gestión forestal.

Las plantaciones son masas uniformes con una única especie que se son consideradas como bosques artificiales. Gestionadas adecuadamente, emplazadas en lugares correctos y no sustituyendo bosques primarios o secundarios, su cultivo, ayuda a frenar la erosión del suelo y actúa como sumidero de dióxido de carbono: Las plantaciones españolas de pino y eucalipto empleadas por el sector, almacenan unos 46 millones de toneladas de CO2. El carbono almacenado en las plantaciones, queda en los productos papeleros y el plazo de almacenamiento se alarga con el reciclaje.

  • Por el proceso de la fotosíntesis el carbono de la atmósfera queda fijado en los tejidos vegetales de los árboles (principalmente en el tronco). Y ese CO2 fijado se transforma en oxígeno.
  • Las plantaciones para la producción de papel y derivados son de ciclo corto. Los árboles jóvenes tienen un metabolismo más rápido y son capaces de fijar, en menos tiempo, más carbón.
  • Por lo tanto, las plantaciones de ciclo corto llegan a su momento óptimo de tala más rápido, entre 10 y 20 años, y así provocamos que el carbón que se ha fijado en estos primeros años, se quede en la madera y se transmita a todos los productos en los que se transforme esa madera.
  • Cuando se tala el árbol aplicando una gestión forestal sostenible, parte de la biomasa queda en el suelo para proporcionar nutrientes a la siguiente plantación, que iniciará de nuevo el proceso de fijación de carbono. Es un ciclo renovable que continúa una y otra vez, mientras el suelo y el clima lo permitan.

Esto va en contra del mito de que utilizar la madera de plantaciones favorece la deforestación, muy al contrario, el mensaje es claro; usar madera y sus derivados, permite una regeneración del bosque, de plantaciones y masas forestales obteniendo un mayor beneficio social.

¿Qué es un bosque sostenible?

Un bosque que se mantenga y persista en el tiempo, que sus funciones tanto sociales y económicas o ambientales se mantengan ahora y en el futuro para generaciones venideras.

  • La certificación forestal sirve de aval para el consumidor final y le garantiza que el producto que consume, procede de un bosque gestionado de esa forma.
  • La industria española de papel y pasta se abastece de madera 100% controlada y en un 63% de madera certificada.
  • Según la Sociedad Española de Ciencias Forestales, desde los años 80, debido al abandono de los usos agrícolas, a la regeneración natural del bosque y a actividades de reforestación, la superficie forestal arbolada se ha ido incrementado y alcanza hoy en torno a los 18 millones de hectáreas.

España es el tercer país de la Unión Europea en superficie forestal arbolada, sólo después de Suecia y Finlandia.

La fabricación de papel

La fabricación de papel a partir de fibras de celulosa, consiste básicamente en la retirada del agua que acompaña a la pasta, formada por esas fibras. Es un proceso conceptualmente simple, pero su fabricación requiere maquinaria de alta tecnología y por tanto una elevada inversión.

  • Al llegar a la fábrica, las trozas son descortezadas y astilladas.
  • Una red de cintas transportadoras apilarán las astillas en montañas.
  • Y mediante métodos mecánicos o semi-químicos se separan la pasta de celulosa de la lignina, el pegamento natural que une las fibras vegetales.
  • Mediante gravedad, vacío, presión y secado térmico se va eliminando la humedad de la pasta. Según su uso se aplican tratamientos externos como encolados o estucados.
  • Al final, el papel se almacena en grandes bobinas para ser utilizado.
  • El agua forma una parte esencial de todo el proceso. Parte del agua necesaria se extrae de la humedad sedimentada y otra parte se añade. Las instalaciones de fabricación de pasta y papel en España llevan muchos años trabajando e invirtiendo para reducir la utilización de agua, consiguiendo la reducción de un 38% del consumo por tonelada del producto.
  • Igual que para cualquier gran actividad industrial, la fabricación de papel precisa de un intenso uso de energía. Por su materia prima una característica de la industria papelera es el uso de su propia biomasa, que actualmente supone el 33% de los combustibles que utiliza.
  • Los residuos derivados del proceso son muy valiosos. El 81% se usan como combustible en las propias fábricas o en otros sectores; se destinan a usos agrícolas, se transforman en compost, o se reciclan en otras industrias.
  • Lo más destacado del papel y el cartón es su capacidad de ser reciclado. En España, siete de cada ocho kilos que consumimos se recogen y reciclan tras su uso.
  • En cuanto a su biodegradabilidad, el origen biológico de la celulosa y su capacidad para ser reutilizada hacen que se perfile como un material importante en una economía basada en criterios de sostenibilidad.

Fuente: "El bosque protector", RTVE, www.rtve.es/alacarta/ y

"El papel es sostenible", Cevagraf,  www.cevagraf.coop

 

El papel es Sostenible, fuente: Cevagraf

+34 94 476 20 10